Logo Clubplaneta
Buscar en el portal

Compártenos
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it
/www.economia.com.mx/ >La economía personal y del hogar.>Cuando ella gana más que él>

Cuando ella gana más que él

cuando ella gana más

Que las mujeres ganen menos que los hombres hoy, por desgracia, es casi una regla. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en un estudio sobre igualdad de género, cuando las mujeres trabajan, son más propensas a hacerlo a tiempo parcial, tienen menos probabilidades de avanzar a puestos directivos y es muy probable que se enfrenten a discriminación.

Depende de la industria, pero hoy ellas pueden llegar a ganar alrededor de 15% menos que ellos. Y esto parece que no va a terminar pronto. Según estimaciones del Foro Económico Mundial, tardará 100 años cerrar la brecha de género en 106 países, comparado con la medición del año pasado, la cual apuntaba a que serían 83 años. Es decir, que la cosa va empeorando. Pero hay excepciones al status.

Cuando ella gana más que él en una relación ¿el hombre se incomoda?

cuando ella gana más, ¿el hombre se incomoda?

Estamos de acuerdo en que no es lo más frecuente, pero en algunas parejas vemos cómo se difuminan los roles tradicionales asignados a hombres y mujeres en busca de una igualdad real que se materialice en el día a día y no solo en el papel. Y vamos un paso más allá, porque en algunos casos los papeles se han dado la vuelta por completo y es la mujer la que gana más que el hombre. ¿Qué ocurre en estos casos?

Pensar que los hombres deben tener un mejor salario que las mujeres y sean los encargados de las responsabilidades financieras de un hogar, o la mayoría de ellas, es una herencia sociocultural.

Así lo explicó el sociólogo Adrián Barrantes, quien aseguró que el sentimiento de ofensa que pueden experimentar algunos hombres al saber que su compañera tiene un mayor ingreso, se debe a que la sociedad se construyó sobre cimientos machistas.

“Para algunos, el hecho de que su pareja tenga un salario más alto significa que les están ganando; entonces empiezan a ver su concepción, su imaginario, qué es ser hombre, y comienzan a minimizarlo. Por eso se habla de la necesidad tanto de equidad como de igualdad, entendiendo la diferencia entre las dos”, detalló Barrantes.

Añadió que el hombre está en una posición social de ventaja y en muchos aspectos él mismo no es consciente de los beneficios sociales que tiene por su género. A partir de ahí, se generan desigualdades ligadas a la construcción de identidad y una masculinidad hegemónica que se ha ido formando desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, ese legado ha ido quedando de lado en las últimas décadas. Actualmente es común que algunas mujeres tengan un salario más alto que su pareja.

La clave está en la comunicación

comunicación

El sentido común en la pareja y la comunicación son claves para que una relación no sea afectada por un hecho de este tipo. Para la psicopedagoga y Máster en Relaciones Humanas, Matrimonio y Familia, Ana Marcela Villalobos, la actitud de la mujer es primordial en estos casos, ya que no debe hacer sentir menos a su compañero sentimental.

"Esto es todo un tema porque a veces se quiere empañar las actitudes con feminismos mal entendidos, y ponemos a hombre y mujeres a pelear por darse un supuesto lugar. No entienden que lo mejor es complementarse y que cada quien desde su diferencia complemente al otro en lo que le falta", resaltó Villalobos.

La experta asegura que esa es la dinámica de una pareja inteligente, que sabe posicionar su relación en la medida justa y en el tiempo adecuado. "A veces trabaja él más que ella, o a veces sucede lo contrario, pero entendiendo que de eso se enriquecen los dos, las cosas cambian", acotó la Máster en Relaciones Humanas, Matrimonio y Familia.

Dejar el qué dirán de lado

prejuicio

De acuerdo con la psicóloga clínica Fiorella Brenes, cuando los hombres se molestan porque la mujer gana más, es porque sienten vergüenza de lo que dirán las personas. A nivel social, se sienten amenazados porque a través de la historia se les enseñó a ser siempre proveedores bajo la condición que sea.

“Los tiempos evolucionan y esto conlleva a tomar acuerdos en los que ambos sean partícipes, con el fin de que no se vean afectados por situaciones de diferencias económicas y que podrían ocasionar la separación”, apuntó Brenes.

Al igual que Villalobos, Brenes hizo hincapié en que lo primordial es mantener una comunicación asertiva. Según comentó, esta es la base de una actitud personal positiva a la hora de relacionarse con la pareja, expresar su opinión y valoración, evitando descalificaciones, reproches y enfrentamientos.

Ante todo, amor propio

amor propio

Si la pareja ya hizo todo lo posible para seguir con la relación y el hombre sigue teniendo un comportamiento negativo ante el éxito económico de la mujer, Brenes recomienda tener amor propio, "en la medida que se ame y acepte la situación que vive; esto le permitirá continuar el camino libre en toma de decisiones propias y con bases fuertes", argumentó la psicóloga clínica.

Asimismo agregó: "Una relación en la que no se puede ser una misma, no llevará nunca a una aceptación individual, primero porque se está sirviendo a otros sin complacerse a sí misma, y esa justamente es la base para no estar en relaciones tóxicas. Hay que saber identificar cuando alguien nos ayuda a ser hélice y no ancla".

Dentro de las acciones que Brenes recomendó seguir para alcanzar empoderamiento como mujeres, se encuentra: creer en sí mismas, valorarse, saber qué es lo que se quiere, positivismo en el accionar y en el lenguaje utilizado y aceptar que sí se puede, salir de la zona de confort y vivir con una comunicación asertiva.

Construir una nueva sociedad

mujeres con mejores salarios que los hombres

Para la psicóloga Vanessa Barquero, "vamos hacia una sociedad donde -porcentualmente- hay más mujeres en puestos directivos medios y ganando mejores salarios que antes. Entonces es necesario que construyamos una sociedad donde tanto el hombre como la mujer se sientan bien de lo que logre hacer su pareja, tanto a nivel económico como a nivel emocional".

El tema de fondo, según Barquero, no debe ser lo económico, sino el tener claro qué es la familia y el formar un proyecto en común donde se saque adelante psicológicamente, emocionalmente y también económicamente, a la familia. No debe haber competencia entre marido y mujer, porque no está dentro de la función conyugal la competencia, sino el buscar crecer como familia respetando al otro no por lo que gana sino por lo que es.

"Parte del respeto que se le tiene a la otra personas es el querer que se desarrolle personal y profesionalmente y no tendría por qué ser amenazante que el otro gane más. El igualitarismo no se da -es casi imposible lograr que ambos ganen lo mismo- así que debemos acostumbrarnos a promover el desarrollo personal del otro sin importar cuánto gane monetariamente", finalizó la psicóloga.

Fuente:
Diario femenino.
Expansión.
aDiarioCR.com

Zona de comentarios

Política de Privacidad Anúnciate aquí Contacto

Aviso de responsabilidad